MENU
Bin Laden en ASCII

by • 15 Noviembre, 2014 • E-mail, Marketing onlineComentarios desactivados en Newsletter de texto plano, el Bin Laden del e-mail marketing3064

Newsletter de texto plano, el Bin Laden del e-mail marketing

COMPARTE:

Como los billetes de 500 €, dicen que existen pero rara vez se puede ver uno. Me refiero a las newsletters de texto plano, las que no llevan ni el logo de tu empresa, ni encabezados con tipografías de última moda ni irresistibles botones con llamadas a la acción; no, solo llevan texto, como si de un e-mail corriente se tratara.

Ojo: un e-mail corriente es aquel que solemos mandar nosotros de uno a uno, es decir, cómo funcionamos en el trabajo y cómo solemos escribir nuestros e-mails personales. Al margen de adjuntar documentos (pero siempre adjuntos, aparte del cuerpo del e-mail), ¿alguien incluye encabezados y/o textos con colores? No como norma general, sí a lo mejor en las respuestas, pero si lo hace en todos me encantaría conocer su experiencia en los comentarios de este post.

Segundo ojo: si la mayoría de los e-mails a los que les hacemos caso no llevan ninguna parafernalia, ¿por qué no mandamos las newsletters como si fueran e-mails personales?

Tercer ojo: si la mayoría de los e-mails que recibimos contienen solo texto, una newsletter solo con texto pasará mejor los filtros de spam. Quizá es una buena idea para reactivar aquellos destinatarios que no están leyendo nuestras newsletters por esa razón.

En la edición de 2013 de Evento Blog España le hice esta pregunta a Clara Ávila y recuerdo que me dijo algo así como que son dos cosas diferentes y que una marca tiene que esforzarse más por cuidar su imagen, que se la reconozca visualmente. Me convenció, pero creo que aun así hay margen para las newsletters de texto plano en las marcas.

Ejemplo de Newsletter en formato HTML

Ejemplo de Newsletter en formato HTML

Los extremos nunca son buenos per se en ningún aspecto de la vida, tampoco en el e-mail marketing. Si existen dos formatos de e-mail, HTML y texto plano, ¿por qué no usarlo con fines comerciales cuando cada uno de ellos sea pertinente? Yo creo que sí, y cada uno de esos formatos debe ser usado cuando sea necesario, ni más ni menos. Dicho así parece fácil, pero si antes hablábamos de que la mayoría de los e-mails que nosotros mandamos a otras personas y que, por tanto, reciben la atención que queremos, mi teoría es que las newsletters de texto plano van a ser más efectivas en aquellas comunicaciones más dirigidas, más enfocadas, que se dejan de rodeos y van al grano, o bien las que tratan algún aspecto concreto del destinatario que le interesa muy personalmente. Voy con un ejemplo:

No me imagino la newsletter del inicio de las rebajas de El Corte Inglés en texto plano, pero sí que me imagino la comunicación de la renovación de la tarjeta de El Corte Inglés en texto plano. Aunque el segundo sea más una notificación que una newsletter, el ejemplo es válido para valorar el e-mail marketing más allá de las newsletters. Existe mucha vida por descubrir en España.

Ejemplo de newsletter con texto plano

Ejemplo de newsletter con texto plano

Yéndonos al extremo y enviando una newsletter con texto plano la experiencia adquirida en Ayuda en Acción me hace pensar que no vamos a fracasar en absoluto. Sin dar detalles puedo decir que los enlaces en el párrafo que se incluye junto a la foto o imagen llamativa típica tiene la mayor parte de los clicks de las newsletters. No hablemos ya del aparentemente desfasado “Leer más”. Un canto en los dientes me he dado con el “Leer más”. Solo hay una imagen que supera en porcentaje de clicks a los enlaces en el texto, y no es otra que una miniatura de un vídeo con un play de YouTube bien visible. La gente adora los vídeos y quiere verlos.

Por tanto, si los enlaces en el texto de una newsletter con imágenes potentes y botones gigantes acaparan la mayoría de los clicks, ¿qué pasará con una newsletter de texto plano con enlaces en dicho texto plano? La teoría dice que funcionará.

Algunos consejos para las newsletters de texto plano que rescato de la aportación de Kyle Boerner en este debate de Linkedin:

  1. Párrafos de tres líneas como máximo
  2. Incluye dos espacios tras un punto y seguido, no una como habitualmente
  3. Usa colores corporativos en los enlaces en lugar del azul típico y estándar
  4. Usa pronombres personales

En el tercero no estoy demasiado de acuerdo, pero como no tengo datos que avalen mi disconformidad, lo dejaré en barbecho.

Ahora toca ponerse manos a la obra y optimizar nuestra estrategia con este otro formato que tenemos olvidado y que, bien usado, estoy seguro que ofrecerá sorpresas a quienes no lo teníamos en cuenta en las variables para mejorar la efectividad de las comunicaciones por e-mail. Por supuesto no es mal momento para recordar que sin un buen contenido que interese, pocos formatos nos van a poder ayudar.

¿Alguna experiencia con newsletters en formato texto plano? Quiero conocerlas; deja un comentario y debatimos.

PD: La newsletter con este contenido se ha mandado en formato de texto plano. Suscríbete si no la recibes.

Artículos relacionados

Comments are closed.