MENU

by • 26 Diciembre, 2014 • CineComentarios desactivados en He visto The Interview y no es para tanto, Kim5326

He visto The Interview y no es para tanto, Kim

COMPARTE:

Déjame que te tutee, Kim, porque seguro que vas a leer esto, tú o cualquiera de tus cientos de ciberactivistas que te lo va a resumir y que juntos habéis conseguido retirar de los cines The Interview, la peli que no quieres que nadie vea, ni en tu país ni en el mundo. Has sacado a la luz las vergüenzas de Sony y amenazado a los cines americanos en una demostración de fuerza virtual jamás vista antes. Pero Obama ha dicho que no lo tolera, y ha forzado a que Sony saque la película en pos de las libertades en un mundo democrático como es lo que está fuera de las fronteras de tu país (bueno, más o menos…).

Sí, vale, libertades las justas, porque en YouTube los comentarios están bloqueados. Vale, Kim, nada es perfecto, pero vamos paso a paso, ¿o no ibas a llenar esos comentarios de troleos norcoreanos antiamericanos acaso?

Yo he visto la película, te lo tengo que reconocer, y de antemano te diré que mi opinión sobre ti no ha cambiado. En ella no se ve una Corea del Norte diferente a la que tú mismo vanaglorias, llena de injusticias y con un poder militar atómico capaz de acabar con el resto del mundo. De esto último te encargas de dejarlo claro en tus desfiles de “mirad qué grande la tengo, mundo“.

Estás a tiempo de reconocer que te has pasado, Kim. De todo lo que ha envuelto, envuelve y envolverá a esta película, lo menos destacado es la película en sí misma. ¿Por casualidad la has podido ver? Es malilla… Diría que es una peli más de dos americanos, uno impulsivo y otro más reflexivo, que tienen la oportunidad de su vida al poder entrevistarte y, por el camino, poder matarte tras la petición de la CIA. En lo que eso pasa o no pasa, he podido descubrir a un Kim Jong-Un humano, que tiene que esconder sus gustos americanos por los coches, las mujeres y las canciones de Katy Perry ante un pueblo que lo considera un dios. Me gusta saber que el dictador más peligroso con vida ahora mismo disfruta bebiendo unos margaritas y jugando el baloncesto. No me gusta saber que todo eso pasa mientras tu pueblo pasa hambre, calamidades y no disfruta de muchos de los derechos que muchos consideramos practicamente innatos a todo ser humano, pero eso no es culpa de la película, amigo. Háztelo mirar, Kim, está en tu mano y siempre es un buen momento.

Kim Jong-Un llora en la entrevista por televisión retransmitida al mundo

Y con la que has liado solo has conseguido que no solo la película se vaya a ver en los cines de EEUU (solo has retrasado su estreno, ergo la expectación) sino que también se puede ver en Internet, en lo que supone un hecho sin precedentes, con una película destinada a los cines que encuentra en Internet y en los gigantes Google y Microsoft un aliado para estrenar la película. Con un coste de 6 dólares, cualquiera en Estados Unidos podía ver en su casa, en pijama, la película que tú no querías que fueran a ver a un cine pagando aún más. De hecho un fallo en la web de Sony hace que cualquiera pueda mandar el enlace de la película y que se pueda ver incluso gratis. Bravo, Kim, acabas de pasar a la historia como el responsable de que el modelo de negocio del cine mundial empiece a rotar hacia la simultaneidad “sala de cine + Internet”. ¡Ojalá hubiera más como tú (es broma…)!

Pero déjame decirte que la cosa se pone peor, porque cualquiera con acceso a Internet y una VPN podía ver la película desde cualquier lugar del mundo, incluso desde tu país. ¿Te das cuenta de lo que has conseguido? Sí, que tu pueblo puede ver la película de la que no tenía ni idea que existía por tu censura pero que ahora encuentra una posibilidad de verla. Bravo, una vez más Kim. Bravo…


Como te decía antes yo la he visto y tampoco es para tanto. Sí, puede que sea una película que trata de asesinarte (si lo hacen o no no seré yo el que te lo desvele, tendrás que ver la película) y te ridiculiza, pero no serías el primer líder mundial con el que Hollywood hace eso ni el último. Creo que el propio presidente estadounidense es el que mayor ha “sufrido” con ridículos, asesinatos, etc. y míralo, se lo toma con filosofía. Con el debido respeto, podrías aprender un poco de EEUU en esto, ¿no te parece? ¡Es ficción! La realidad es mucho peor, me temo. Seguro que no es solo la CIA quien quiere verte muerto…

¿De verdad es tan mala la película? Juzga tú mismo

Dave Skylark y Aaron Rapoport conducen y producen (respectivamente) un conocido programa de entrevistas con famosos al más puro estilo de la prensa rosa/amarilla. Durante una entrevista con el rapero Eminem, este deja caer que es gay. Ante la bomba que eso supone, todo se pone patas arriba ante la pasividad del entrevistado, que incluso se ofende porque nadie se haya dado cuenta ya. Del impacto de ese bombazo el presentador lee en la prensa que uno de los fans más conocidos del programa es el líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un. Segundo bombazo, ya que se proponen hacer una entrevista con el dictador norcoreano. Y la consiguen.

Y aparece la CIA, que los embauca para que envenenen a Jong-Un durante la entrevista.

En su llegada desde el aeropuerto, ambos ven una tienda de alimentación y un niño rellenito, una prueba como otra cualquiera para demostrar a estos dos americanos que en Corea del Norte no hay hambre y se vive bien. La mano derecha de Kin Jong-Un es quien les acompaña y les explica, entre otras cosas, que el líder no tiene ano, porque no necesita cagar ni mear, lo procesa internamente. El resto de “mentiras” sobre Corea del Norte es “fruto de la propaganda”, les asegura mientras llegan a la residencia del líder.

Kim Jong-Un conoce en persona a Skylark

Una vez allí, Kim Jong-Un se persona en la habitación de Skylark y le propone pasar el día juntos, en un aparente estado de nerviosismo por conocer a alguien de la tele que admira. Ese día se lo pasan en un tanque que Stalin regaló al padre de Jong-Un, en una orgía con norcoreanas y jugando al baloncesto (con la canasta convenientemente bajada para que el líder pueda hacer mates). En el tanque ocurre uno de los momentos más bizarros de la película, cuando Skylark encuentra la música, la pone y suena Katy Perry con su Firework, la canción favorita tanto del presentador como del dictador. De ahí se desprende la humanidad de Jong-Un, un juguete roto al que le gustan los margaritas y que duda que beberlos escuchando a Katy Perry sea gay.

Kim Yong-Un y Skylark en un tanque escuchando a Katy Perry

Este gran día hace que Skylark quiera abortar la misión, no quiere asesinar al dictador norcoreano porque no es malo, simplemente tiene muy mala prensa. Rapoport, su productor, intenta convencerle de que no es así diciéndole que Jong-Un es un manipulador de los medios y que él es un medio, así que lo está manipulando. No hace caso y se desprende de la sustancia que debiera asesinar al líder.

La película no deja de ser una sucesión de gags que contienen de todo: un líder escuchando Katy Perry en el tanque de Stalin, un dron que mata a un león que está a punto de matar a Rapoport, Jong-Un sirviendo copas a lo Cocktail, etc.

Llegado el clímax y tras una amenaza velada al mundo para demostrar su superiodad, Skylark descubre que la tienda de alimentación era un simple decorado, que quiere acabar con buena parte de la humanidad y que ese hombre, por tanto, debe morir. La entrevista va para adelante, en un complot con la mano derecha de Jong-Un que no lo quiere muerto pero sí quiere desmitificarlo para que los norcoreanos vean que no es un dios y así poder escalar hacia una democracia. La entrevista empieza y Skylark se ciñe al guion marcado por Jong-Un, lo cual no estaba previsto…

Si quieres saber cómo acaba, Kim, tienes que verla. Tienes muchas opciones, desde aprovechar un viaje a EEUU para verla en cualquiera de estos cines (y ya que estás por allí, reunirte con Obama y proponer una democratización de tu país) hasta verla en Internet con un VPN, o si estás tan loco como dices, bajarla por P2P. Te pondría el enlace, pero en mi país, España, los enlaces son ilegales. Mira por dónde, nuestros gobiernos no son tan diferentes a fin de cuentas, ¡eh!

Artículos relacionados

Comments are closed.