FotografíaViajes

Los mejores trípodes de viaje para cámaras de fotos

0

Es una de esas compras importantes, un producto que nos debe durar toda la vida y del que estar seguro de su utilidad según nuestras necesidades. Un buen trípode sirve tanto para grabar vídeo como para hacer fotografía, más aún cuando se trata de paisajes o fotografía de larga exposición.

Tras utilizar durante años un pesado Manfrotto 055XB con una rótula de vídeo y enfocando ahora mi trabajo más hacia la foto que al vídeo, parecía buena idea sustituirlo por otro buen trípode de fotografía que no suponga una carga pesada en viajes. Así que me puse manos a la obra.

Estas son las diferentes claves en las que me basé para comprar mi nuevo trípode (puedes saltar al final para saber cuál y por qué):

Peso y tamaño

No por evidentes resultan menos importantes. Un trípode de viaje debe ser fácil de llevar. Al igual que elegimos uno o dos objetivos que llevar por peso y espacio, el trípode no debe molestar o cansarnos. También debe ser fácil de llevar en una mochila. La mayoría de trípodes viajeros miden entre 35 y 45 cm., un tamaño ideal para llevarlos en el equipaje de mano en aviones o en una mochila de trekking.

Aluminio o fibra de carbono

Depende del presupuesto, pero yo lo tengo claro: fibra de carbono. Pesa menos y este trípode nos tiene que durar muchos años, por lo que amortizaremos de sobra esos 50-80€ más que cuestan frente a su versión en aluminio. No hay mucha diferencia más allá, puesto que existen modelos con la misma longitud y rótula en las dos opciones de construcción de las patas.

Peso que soportan

Si disponemos de una cámara sin espejo y objetivos de rango medio-bajo, podremos optar a unos trípodes en torno a los 100€. Si tenemos réflex y objetivos “pata negra”, hay que rascarse el bolsillo. Ninguna novedad en este mundillo; si quieres lo mejor, debes gastarte dinero. En mi caso dispongo de una 5D MarkII y objetivos de la serie L de Canon; el más pesado, el 70-200 f/2.8. Junto a la cámara suman 2,5 kilos aproximadamente.

Es importante tomar en cuenta este dato puesto que no solo dependemos de él para que el trípode no se rompa, sino también para asegurarnos de su buena estabilidad. Una corriente de aire puede mover un trípode frágil y fastidiarnos una fotografía de larga exposición de un paisaje.

Comparativa de trípodes para viajes

MarcaModeloPeso (kg.)Tamaño (cm.)Soporta (kg.)Precio
ManfrottoBefree1,1404Ver precio
AndoerQ666C Pro1,323515Ver precio
ZomeiZ699C1,4763513Ver precio
VanguardVeo 2 235CB1,240,56Ver precio
RolleiCompact Traveler No.10,98338Ver precio
K&F ConceptTC28341,340448Ver precio
Trípode recogido a ras de suelo

No es perfecto, pero para mí es la mejor opción frente a todos los competidores con los que lo he comparado. Que la barra central no sea ajustable puede suponer una gran pega, pero queda compensado con creces al pesar menos de un kilo y ser el más pequeño de todos con solo 33 cm.

Su precio es también muy, muy ajustado, en torno a 120€ en negro o naranja. A pesar del precio, no está fabricado por una empresa china, sino que Rollei es de origen alemán.

Trípode estirado con la cámara en formato vertical

Mi experiencia con él durante un fin de semana de trekking es que apenas si te das cuenta de que lo llevas. Es lo suficientemente pequeño y compacto como para acoplarlo a cualquier mochila. La rótula de bola es, aunque no de clip; aun así, en menos de 10 segundos puedes tener perfectamente sujeta la cámara.

Desplegar el trípode es un proceso de dos partes. Por un lado hay que doblar las patas por completo para sacar la barra vertical y, por último, aflojar las doce tuercas con goma (cuatro por pata), estirar las patas y apretar. Esto es lo más pesado de todo el proceso pero llegas a aprender a hacerlo muy rápido.

Sorprendentemente, el trípode cabe más que de sobra en una mochila pequeña de 10 litros.

El trípode cabe perfectamente en una mochila pequeña de Decathlon

Además del trípode y la rótula de bola, trae un par de herramientas, una bandolera para colgárnoslo del hombro y una bolsa de tela fina para mantenerlo protegido.


  • Este artículo no está patrocinado por ninguna de las marcas citadas.

Otros artículos de fotografía:

De profesión, Product Manager. De vocación, fotógrafo. Mezclo en este blog mis dos pasiones, el mundo digital y la fotografía.

¿Y si el futuro de los videojuegos pasa por un simulador de vuelo?

Previous article

El éxito de Microsoft Flight Simulator: resolver necesidades desatendidas

Next article

Comments

Comments are closed.