Antonio Rull

Mi experiencia con el seguro de viajes de la tarjeta de crédito de ING

Comprando un billete de avión o tren con la tarjeta de crédito de ING tienes, gratis, un seguro de viaje de AXA. Esta es mi experiencia tras una maleta extraviada.
Seguro de viaje de la tarjeta de crédito de ING

En la mayoría de mis viajes tiendo a contratar un seguro con una empresa especializada. Nunca se sabe si te van a perder la maleta o si vas a tener un accidente; la sensación de desamparo en el extranjero te empuja hacia esas opciones. De casualidad, la comunicación de un cambio en las condiciones del seguro que ofrece la tarjeta de crédito de ING me hizo descubrir precisamente eso, que comprando un viaje con la tarjeta de crédito ya estaba asegurado.

Muy resumido, este seguro se ofrece a través de AXA y tiende a cubrir lo mínimo imprescindible de un viaje turístico normal. Incluye a todas las personas a las que hayas comprado el billete, no solo al dueño de la tarjeta. Si vas a hacer actividades de riesgo, ese es otro terreno.

Es un seguro del que ni ING ni AXA ofrecen una información clara, tan solo el PDF de las condiciones en un lenguaje más propio de abogados que de personas como tú y como yo, y que además incluye cambios pasados. Ignora por tanto las cuatro primeras páginas.

En mi último viaje a EEUU decidí optar por esta opción, más aún cuando en la mayoría de mis viajes anteriores no he necesitado hacer uso del seguro que contrataba. Y en qué momento. Mi mochila no llegó al destino. Un lío entre Iberia y American Airlines hizo que se quedara en tierra en el último vuelo de conexión. Yo llegué a San Francisco y la mochila seguía en Los Angeles. El vuelo desde Madrid a LA era con Iberia, y el último a SF con American Airlines. Tuve por tanto que leerme varias veces ese PDF de ING para entender las coberturas y cómo reclamar. Misión prácticamente imposible.

Qué hacer si pasa algo en el viaje

Uno piensa que el proceso está hecho mal a propósito para que te aburras y no reclames nada. No tengo pruebas pero tampoco dudas.

El único procedimiento que localicé para ponerte en contacto con el seguro si te pasa algo durante tu viaje es un número de teléfono de Madrid en medio de toda esa palabrería del PDF. Antes de salir, hablé con AXA e ING para saber si había al menos un e-mail; íbamos a EEUU y ya no solo las llamadas son muy caras, el horario es diferente y quería tener un plan B. Por Twitter AXA me dio dos, aunque no me sirvieron de nada. O llamar o llamar.

El día después de llegar a EEUU, y aún sin mi maleta (con American Airlines diciéndome que no sabían dónde estaba), llamé por teléfono al +34 91 949 52 41. Lo hice en dos ocasiones porque solo escuchaba música de espera. En la segunda marqué la opción de urgencia. Nada. Música de espera. Resultado: no conseguí hablar con nadie y una factura de teléfono de 10€.

En mi caso se trataba de una mera pérdida de equipaje pero, ¿y si realmente me pasa algo grave? A día de hoy (y he hablado mucho con AXA e ING, que se devolvían la pelota mutuamente) no sabría qué hacer si me rompiera una pierna por ejemplo. ¿Voy al hospital y pago las facturas para luego reclamarlas al seguro? ¿Si hago eso no me lo van a cubrir porque debería haber llamado primero a AXA? ¿Estoy con la pierna rota escuchando la música de espera del teléfono de AXA hasta que alguien me atienda? De nuevo, tengo la sensación de que el proceso no está claro a propósito. En ningún sitio verás una explicación más concreta que esta:

En caso de siniestro, el Asegurado o el Beneficiario deberá comunicarlo al Asegurador dentro del plazo máximo de quince días de haber conocido su ocurrencia.

Asumiendo que, según estas condiciones, debo informar en los quince días siguientes a lo sucedido, y teniendo en cuenta que el teléfono no me estaba siendo de ayuda, decidí escribir a AXA e ING por Twitter para que al menos quedara constancia. AXA me dio varios e-mails, pero la mayoría daban error, o simplemente con mi póliza no podía hacer la gestión así.

Respuesta de AXA

Solo uno de esos e-mails me fue útil, el de reembolsos, que me dio un teléfono al que llamar, diferente al de la póliza: +34 93 496 39 94. A estas alturas, ya estaba de vuelta en España.

Menos mal que guardé todo, porque AXA casi me pide hasta el certificado de nacimiento. A saber, en mi caso tuve que mandarles todo esto:

  • Breve carta explicativa . Indica el monto reclamado con el detalle de las facturas de los gastos efectuados por la demora de su equipaje
  • Parte de Irregularidad de la demora del equipaje formulado ante la compañía transportista (P.I.R)
  • Justificantes de viaje : Billetes electrónicos y/o reserva  de alojamiento del viaje programado ( el cual debe indicar la fecha de compra y el monto pagado)
  • Justificante de pago del viaje realizado con su tarjeta de crédito ING (ejemplo: Copia de extracto bancario en donde se observe el nombre del titular, en los que sean visibles únicamente los 6 primeros dígitos de la tarjeta ING de pago y el monto del billete y/o reserva abonado)
  • Justificante de la entrega del equipaje. En caso de no disponer de un documento que acredite la fecha de entrega de su/s maleta/s, será necesario contactar con la compañía transportista para que acredite estos datos por escrito.
  • Certificado de la compañía aérea conforme han sido indemnizados (haciendo constar cantidad), o en su contra conforme no lo han sido.
  • Fotocopia del D.N.I o N.I.E, dirección completa, dirección electrónica y teléfono
  • Certificado de titularidad de la cuenta bancaria del asegurado/a indicando código IBAN y SWIFT o BIC
  • Carta de subrogación adjunta a estas instrucciones cumplimentada y firmada por los asegurados afectados. Este documento nos permite reclamar a la compañía aérea los gastos abonados inicialmente por AXA.
  • Tickets o facturas de los gastos efectuados por la compra urgente de ropa y objetos de primera necesidad.

Otra parte del proceso nada sencilla, sin duda.

Un mes después de que sucedieran los hechos, AXA me ha confirmado el reembolso de los 50€ que gasté comprando ropa y artículos básicos para un día (confiando en que la maleta apareciera), aunque todavía no me los han transferido. ¿A que dan ganas de no meterse en estos líos por 50€?

¿Qué cubre el seguro de la tarjeta de crédito de ING?

En este apartado, voy a hacer lo que deberían ING y/o AXA para ayudar a sus clientes. De manera general, el seguro de viaje cubre:

Accidente o enfermedad

  • Vuelta a España si es necesario junto con tu acompañante
  • Estancia en hotel hasta diez días
  • Gastos médicos hasta 4.507,59 € (hasta 120€ si son gastos odontológicos)
  • Billetes para familiares o repatriación

Equipaje

  • Si aparece tu maleta dentro de las 24 horas siguientes a la llegada al destino, no tienes derecho a ninguna compensación, aunque hayas necesitado comprar ropa o un cepillo de dientes.
  • Si la maleta aparece después de esas 24 horas, te cubren las compras que hayas necesitado hacer hasta 200€.
  • En el caso de que aparezca después de 48 horas, esa cuantía sube hasta los 400 €.

En mi caso la mochila apareció a las 26 horas aproximadamente. La propia aerolínea se encarga de hacértela llegar a la dirección que les indiques. Esto se hace en el propio aeropuerto.

  • Si tu maleta facturada está totalmente perdida y no te la pueden devolver o te la han robado, tienes derecho a una compensación de hasta 900€. Aquí no entra la electrónica o equipo fotográfico que hubiera, así que no factures tu portátil o tu dSLR profesional.
  • Si te roban la mochila de mano por un despiste, no te cubren nada. Te cubren si ha habido violencia por parte del ladrón y lo has denunciado a la policía.

Retrasos o cancelaciones de vuelos

  • Si tu vuelo se retrasa más de 6 horas, hasta 150€ en reembolso de gastos en esas horas. Esto también aplica si pierdes tu vuelo por overbooking y pasan más de 6 horas sin poder coger otro vuelo al destino.
  • Pérdida de conexión por retraso, hasta 300€ en los gastos originados por esa pérdida de vuelo.
  • Si tienes un accidente de camino al aeropuerto y pierdes el vuelo, también hasta 150€.

Esto es lo que esperaría yo de ING o de AXA, no un PDF con palabras legales y frases poco específicas que te llevan a no saber qué hacer en caso de necesitar el seguro.

¿Merece la pena usar este seguro en los viajes?

Dicen que el fin justifica los medios, y en mi caso me van a reembolsar el dinero de la ropa y cepillo de dientes que compré durante el día que estuve sin mochila. Ahora bien, la sensación de desamparo y falta de información es total. Desconozco cómo funcionan otros seguros porque nunca los he necesitado, pero no me extrañaría que fueran similares, así que a mí sí me merece la pena porque me ahorra contratar otro seguro a mayores.