La Paz, Bolivia

Los dos tortazos que te da La Paz cuando llegas a Bolivia

Perderse por el corazón de La Paz tiene su precio: prepárate para enfrentarte a un tráfico caótico y a un inevitable mal de altura. Eso sí, merecerá la pena.